SAMUDRA Report

La voz de la costa : Bangladesh : PPE
  • :Md. Mujibul Haque Munir
  • :63
  • :November
  • :2012

Se celebró en Dacca, Bangladesh, una consulta nacional sobre las directrices para la pesca artesanal propuestas por la FAO

Bangladesh : PPE

La voz de la costa

Se celebró en Dacca, Bangladesh, una consulta nacional sobre las directrices para la pesca artesanal propuestas por la FAO


El autor de este artículo es Md. Mujibul Haque Munir (munir@coastbd.org), director adjunto de Asuntos Educativos y Seguridad Alimentaria de la asociación COAST, Bangladesh


Se celebró recientemente en Dacca, Bangladesh, un proceso nacional de consulta sobre las Directrices Voluntarias para la Pesca en Pequeña Escala (DV-PPE) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). La Asociación para la Transformación Social de la Costa (COAST) organizó la consulta a fin de extraer recomendaciones de las partes interesadas acerca de las directrices propuestas. El encuentro fue sufragado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y facilitado por el Colectivo Internacional de Apoyo al Pescador Artesanal (CIAPA).

Era la primera vez que se organizaba una consulta de este tipo en Bangladesh. En este país apenas existen programas nacionales de pesca, menos aún de pesca artesanal, en los que participen los miembros de la com

Estos pescadores dependen principalmente de los estanques, beels (pequeñas balsas de agua) lagos, canales, ríos y estuarios del país, que abarcan una superficie total de 4,57 millones de hectáreas y dan empleo a 1,4 millones de trabajadores. Bangladesh cuenta con una zona costera de 2,3 millones de hectáreas a lo largo de 714 km de litoral en la bahía de Bengala, donde también abunda la pesca. Se conocen unas 296 especies de agua dulce y salobre (incluido el langostino de río) y 511 especies marinas (incluido el camarón). Los habitantes de las comunidades pesqueras del país son en su mayor parte analfabetos y pobres. Les faltan infraestructuras básicas, no están organizados, y ni siquiera son conscientes de sus derechos, siendo por este motivo frecuente presa de la explotación por usureros, matones o políticos.

Tradicionalmente, la pesca en Bangladesh es el oficio de los miembros de la casta hindú de los jaladas. Teniendo en cuenta la escasa consideración social atribuida a la pesca, estas comunidades ocupaban históricamente los escalones más bajos de la jerarquía social de las comunidades rurales. Incluso las sociedades musulmanas del país, que no reconocen las castas, otorgan a los que tradicionalmente practican la pesca una posición social poco elevada. Las comunidades pesqueras de Bangladesh se enfrentan a los problemas siguientes:

  • Desastres naturales como inundaciones, ciclones, marejadas y sequías que destruyen cosechas y enseres;
  • Problemas sociales como la dote, la poligamia, el divorcio, el acoso sexual y las disputas por la tierra;
  • Problemas de salud que absorben los ingresos de la persona encargada de mantener a la familia, cuando se hace frente a gastos médicos inesperados, y
  • Problemas financieros derivados del elevado tipo de interés de los créditos del sector informal, robo de los aparejos de pesca o las cosechas, accidentes, muerte de la persona que sostiene a la familia, falta de alternativas de empleo o gastos de abogado para la resolución de litigios.

En los últimos años el sector pesquero artesanal va sintiendo cada vez más el impacto del cambio climático. Los pescadores son más vulnerables que otros habitantes de zonas costeras a los desastres naturales, ya que sus medios de subsistencia dependen principalmente de los ríos, estuarios y aguas de bajura. Los pescadores del litoral aportan entre el 22 y el 25% de la producción pesquera total del país, aunque son las primeras víctimas de los desastres naturales. Cada vez que se produce un ciclón o una fuerte marejada mueren centenares de pescadores, como ocurrió en 2007 con el superciclón Sidr, y muchos otros son obligados a desplazarse a los litorales de países terceros, donde suelen ser acosados e incluso encarcelados.

Los efectos del cambio climático pueden sentirse además en las áreas costeras de Bangladesh por el aumento del nivel del mar, que puede destruir manglares y zonas de cría, la reducción de disponibilidad de agua potable por intrusión de agua salina, y la mayor frecuencia de los ciclones. La elevada salinidad del agua incide en la producción pesquera continental, mientras que el calentamiento del mar puede repercutir en las pautas de distribución de algunas especies. Actualmente a los pescadores de Bangladesh les cuesta encontrar pescado cerca de la costa, y deben aventurarse mar adentro.

Ante desastres naturales como tormentas o ciclones, muchos pescadores artesanales bengalíes se han visto obligados a abandonar sus expediciones pesqueras para guardar la vida, perdiendo en el proceso sus redes o embarcaciones. Una expedición de pesca completa suele durar unos catorce días. Si el puerto lanza una alarma de “posible peligro” de nivel 3, avisando de muy malas condiciones en el mar, los pescadores regresan a puerto para refugiarse. En 2007 se emitieron 22 alertas de intensidad por encima del nivel 3.

Abortar una expedición pesquera en temporada alta supone un considerable quebranto económico que merma drásticamente los medios de subsistencia de las comunidades pesqueras. Sin embargo, el gobierno del país proporciona escaso apoyo a los pequeños pescadores en crisis. Por el contrario, algunas medidas recientes se han diseñado para apoyar al sector de gran escala, ya que las concesiones a ciertas masas de agua se otorgan a personas influyentes, y no a pescadores auténticos.

Frente a este telón de fondo, la consulta de Dacca se marcó como objetivos:

  • Reunir bajo un mismo techo a todas las agencias gubernamentales, organizaciones no gubernamentales (ONG) y entidades privadas involucradas en la pesca artesanal;
  • Entablar una coordinación entre los grupos que trabajan con los actores de la pesca artesanal;
  • Velar por la interacción con las autoridades a escala nacional en torno a las DV-PPE e iniciar acciones de defensa de la mejora de la calidad de vida y los medios de subsistencia de los pescadores de pequeña escala de Bangladesh, y
  • Preparar recomendaciones sobre las DV-PPE y definir maneras de mejorar los contactos en red y la defensa de la pesca artesanal sostenible en Bangladesh.

Garantizar la participación

Para lograr estos objetivos y generar una participación amplia y efectiva de los pescadores y demás partes interesadas, COAST organizó la consulta de Dacca de una forma diferente. Para asegurar la presencia de todas las regiones posibles del país, COAST seleccionó una muestra de cinco comunidades pesqueras de diferentes regiones, a saber: una del litoral, tres de la zona fluvial (una de agua dulce, otra de agua salada, otra mixta), y la última de un haor (gran masa de agua).

En cada área tuvieron lugar dos debates en grupos focales (DGF) con quince participantes en cada uno. Se organizó asimismo un encuentro regional en cada área para validar los hallazgos de los DGF y hacer una evaluación más amplia. Para completar los DGF y talleres regionales, se invitó a representantes de las cinco regiones a un taller a escala nacional en Dacca, seguido de un seminario para recapitular las consultas de las organizaciones de base y presentarlas ante las instancias políticas nacionales.

Se impartió además un programa de orientación en dos jornadas destinado a los animadores de terreno, al que asistieron 25 delegados, cinco de cada región. De ellos tres eran dirigentes comunitarios de los pescadores de pequeña escala y los dos restantes miembros de las ONG que orientaron los DGF y los seminarios distritales. Las regiones representadas fueron Bhola, Cox’s Bazaar, Khulna, Bogra y Sunamganj.

En la consulta de Dacca participó un total de 500 personas: 300 pescadores, 17 funcionarios del gobierno, 19 dirigentes políticos, 35 periodistas, 26 miembros de ONG, 40 empresarios, 34 investigadores y 29 de otras profesiones.

Entre los objetivos principales de la consulta figuraba crear una plataforma efectiva para los pescadores marginados de Bangladesh, y determinar quiénes son los pescadores artesanales y en qué consiste la pesca artesanal. Los participantes definieron al pescador de pequeña escala como alguien que se gana la vida y obtiene sus medios de subsistencia de la captura de pescado de los ríos y del mar. Se caracterizan además por su marginación social y económica; el uso de artes menores y pequeños pesqueros; las operaciones de bajura, sin entrar en aguas profundas; su dependencia de las masas de agua a cielo abierto; la fabricación a pequeña escala de pesqueros y redes, y la cría y transformación del pescado con inversiones inferiores a 40.000 takas (unos 490 dólares).

El principal problema identificado por los participantes en la consulta radica en la falta de reconocimiento jurídico de los pescadores o trabajadores de la pesca en las políticas y leyes nacionales sobre el sector pesquero. Esta es la razón que explica una de las principales recomendaciones de la consulta: proporcionar documentos de identidad para los pescadores artesanales. Se insistió fuertemente en que sean los propios miembros de las comunidades pesqueras los que preparen la lista de quiénes son pescadores de verdad.

Una segunda recomendación estriba en buscar opciones alternativas de sustento o generación de ingresos, considerando que la pesca es frecuentemente una actividad estacional. Debe prestarse asimismo apoyo financiero cuando se impongan vedas oficiales. Se reclamó asimismo un sistema de seguridad social con cuotas especiales para los miembros de las comunidades pesqueras. Las mujeres de las comunidades deberían recibir formación para trabajar en las granjas de peces o de aves de corral.

Se destacó como uno de los problemas más graves la escasez de servicios de atención sanitaria para los pescadores. Se reivindicó la instalación de clínicas comunitarias y de centros móviles de salud en las zonas fluviales y marinas, de manera que el pescador en apuros pueda recibir tratamiento y medicamentos de emergencia gratuitamente.

Demandas educativas

En el ámbito educativo se reclaman escuelas primarias en los puertos, material educativo gratuito para los niños de las comunidades pesqueras y becas especiales para eliminar el trabajo infantil.

Se han verificado anomalías en la distribución de khas, tierras del gobierno, entre los pobres. En la consulta los pescadores, que en su mayoría no tienen tierras, exigieron un reparto equitativo de las mismas.

Teniendo en cuenta el poder que ejercen los intermediarios y los prestamistas en la comunidad, los participantes recomendaron asimismo facilidades de acceso al crédito para los miembros de las comunidades pesqueras, que les permitirían un mejor acceso a los mercados.

Los pescadores de Bangladesh carecen por completo de seguros de enfermedad o de asistencia en caso de emergencias. En este contexto demandan suministro de agua potable, servicios de ambulancia y un seguro gratuito.

Se recomendó anular las concesiones en las masas de agua a cielo abierto para los pescadores de pequeña escala sigan disfrutando del acceso a los recursos pesqueros.

Tal vez el resultado más significativo del encuentro de Dacca consista en la creación de una organización para la comunidad pesquera de Bangladesh, el Foro Nacional de Solidaridad de los Pescadores. COAST proporcionará la secretaría y la asistencia técnica necesaria para el Foro, esperándose que se transforme en una plataforma comunitaria útil para dar un mayor eco local y nacional a la voz de los pescadores.

Más información

www.coastbd.org
Asociación para la Transformación Social de la Costa

www.coastbd.org/images/stories/events/seminer18102012/English_Press_release.doc
Comunicado de prensa sobre el taller

www.fisheries.gov.bd
Departamento de Pesca del Gobierno de Bangladesh