SAMUDRA Report

La pesca en el punto de mira : Informe : COFI
  • :Chandrika Sharma
  • :62
  • :July
  • :2012

Una reunión reciente de la FAO aborda la importancia sociocultural, económica y ambiental de la pesca artesanal, así como para la sostenibilidad y la seguridad alimentaria

Informe : COFI

La pesca en el punto de mira

Una reunión reciente de la FAO aborda la importancia sociocultural, económica y ambiental de la pesca artesanal, así como para la sostenibilidad y la seguridad alimentaria


La autora de este artículo es Chandrika Sharma (icsf@icsf.net), secretaria ejecutiva del CIAPA
Por qué nos ha costado tanto tiempo poner la pesca artesanal en el punto de mira? Así comenzaba la declaración realizada por los Estados Unidos (EE.UU) durante el debate del Punto 10 .a, “Información actualizada sobre la elaboración de las Directrices internacionales para velar por la sostenibilidad de la pesca artesanal”, del orden del día del 30º período de sesiones del Comité de Pesca (COFI) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Aliment

El consenso general en torno a la importancia de la pesca artesanal desde el punto de vista sociocultural, económico, de la sostenibilidad y de la seguridad alimentaria, y a la necesidad de medidas urgentes de apoyo al sector, resultó evidente durante toda la reunión del COFI, incluso cuando se discutían otros asuntos. El informe del Subcomité de Comercio adoptado por el COFI incita a la FAO a hacer más explícito su interés por la pesca artesanal en su programa de trabajo y a incluir el sector como un punto específico del orden del día del Subcomité de Comercio Pesquero en su próximo encuentro.

Aunque la respuesta general de los estados al cuestionario sobre la aplicación nacional del Código de Conducta sobre la Pesca Responsable (CCPR) deja bastante que desear, los Estados que sí respondieron indicaron que las medidas de gestión más corrientemente aplicadas en las pesquerías marinas suelen responder a los intereses y los derechos de los pescadores de pequeña escala, así como a las exigencias de la capacidad de pesca. Responder a los intereses de los pescadores de pequeña escala en la gestión pesquera ha pasado de estar en quinto lugar entre sus prioridades en 2005 a la primera posición en 2011.

El grupo de coordinación de la sociedad civil, formado por el Foro Mundial de Pescadores y Trabajadores de la Pesca (WFF), el Foro Mundial de Pueblos Pescadores (WFFP), el Colectivo Internacional de Apoyo al Pescador Artesanal (CIAPA), y el Comité Internacional de Planificación de las ONG y las OSC para la Soberanía Alimentaria (CIP) organizó un evento paralelo que tuvo una participación excelente, con representantes de más de veinte estados, amén de organizaciones intergubernamentales, no gubernamentales (ONG) y representantes de organizaciones de pescadores (ver cuadro 1).

Consulta técnica

El documento previsto para el punto 10.a del orden del día instaba al COFI a tomar nota de las medidas adoptadas hasta ahora en el proceso de elaboración de las Directrices y ofrecer orientación sobre nuevas consultas y la realización y financiación del proceso oficial de negociación; asesorar sobre las formas de participación de organizaciones de la sociedad civil (OSC) en la consulta técnica intergubernamental programada (CT), tomando nota de las prácticas del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) reformado aplicadas en las recientes negociaciones de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional; formular recomendaciones sobre cómo facilitar la futura aplicación de las Directrices, por ejemplo a través del desarrollo de estrategias concretas de ejecución en diversos niveles y la movilización de recursos extrapresupuestarios; y proponer otras actividades que deban llevar a cabo la FAO y sus asociados en el desarrollo con el fin de garantizar una pesca artesanal sostenible.

En el debate sobre este punto intervinieron 41 estados, y varios observadores. Se puso de manifiesto un respaldo general hacia las directrices y el proceso participativo adoptado para prepararlas. Se elogió la labor de la secretaría de la FAO por asegurar un proceso incluyente y participativo, siendo animada a continuar por el mismo camino.

Al mismo tiempo, se destacó la necesidad de otras intervenciones. Varios estados, como Brasil, Perú, Tailandia o Noruega, pidieron el despliegue urgente de un programa de asistencia global para la pesca artesanal. Otros países, como la India, Afganistán, Irán, Malaui, Angola, Senegal, Ghana, Guinea Conakry o Camerún reiteraron un llamamiento a favor de la creación de un subcomité dedicado a la pesca artesanal, que sería una sólida base para su desarrollo.

Se discutieron asimismo las modalidades de participación de las OSC en la CT prevista para 2013. Noruega y Afganistán apoyan la adopción de modalidades para la participación de las OSC en la CT similares a las aplicadas durante las negociaciones lideradas por el CSA en las Directrices sobre tenencia.

Sierra Leona, representando a la Unión Africana, respaldó la continuidad de la participación de las OSC en la elaboración de las directrices, insistiendo en que las voces de los protagonistas del subsector artesanal se incorporen y coordinen en dicho proceso. Perú, en nombre del Grupo de América Latina y el Caribe, reclamó asimismo un proceso consultivo para la integración de las OSC en las negociaciones.

Sudáfrica presentó la nueva política de pesca artesanal en preparación en este país, publicada oficialmente el 20 de junio de 2012. La política destaca el uso sostenible y fue redactada con la participación plena de todas las partes interesadas, beneficiándose enormemente del proceso inclusivo. Sudáfrica sugiere que se utilice un procedimiento incluyente similar para las directrices internacionales.

La Unión Europea (UE) declaró que el proceso de negociación debería respetar las prácticas establecidas para la participación de observadores en la FAO. Para la India debería alentarse una mayor participación de las OSC, aunque conviene seguir procedimientos ya establecidos. Canadá opinó que el tema de las modalidades para la participación de las OSC atañe a la gobernanza general de la organización y que determinar la forma en que la sociedad civil participe en la CT, más allá de lo que permiten las normas actualmente vigentes, queda por completo fuera del mandato y de las competencias del COFI. Canadá sugiere asimismo que si hubiera alguna intención de cambiar la forma de involucrar al público en las negociaciones, entonces la Conferencia debería revisar igualmente las modalidades de participación de todas las partes interesadas, ya sean OSC, ONG, grupos ecologistas, industria o asociaciones intergubernamentales. Canadá pidió asimismo a la secretaría que facilitase información acerca de la forma en que las partes interesadas pueden participar dentro del marco del texto de base disponible. Nueva Zelanda apoyó a Canadá subrayando que las modalidades deberían aplicarse igual a todos los observadores, una opinión que también comparte Australia.

Durante el debate los Estados tocaron más temas. Noruega manifestó su apoyo sin ambages al proceso de preparación de las directrices y brindó además asistencia financiera. Señaló asimismo que el Foro Campesino convocado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), va a interesarse por la pesca artesanal en 2014, mencionando que cada vez se presta más atención a la importancia de la pesca artesanal y su relación con la seguridad alimentaria.

Sierra Leona, en nombre de la Unión Africana, destacó la necesidad de colaborar con las comunidades pesqueras para proteger los sistemas pesqueros y los ecosistemas que los sostienen, así como para promover más seguridad para los trabajadores del sector. Sierra Leona llamó igualmente la atención del COFI hacia el marco estratégico de acceso a los recursos que prepara actualmente la Comisión Subregional de Pesca de África Occidental (CSRP), que incluye un protocolo especial sobre pesca artesanal. Este texto también se inspira en el “Borrador Cero” de las directrices.

Venezuela coincide en que resulta imprescindible un enfoque participativo para la elaboración de las directrices, añadiendo que los pescadores tienen que ser considerados como partes interesadas. Se comentó que las recomendaciones de los pescadores han sido tenidas en cuenta en general a escala nacional. Camerún insistió en la importancia de prestar más atención a la pesca artesanal con miras a mejorar los medios de subsistencia y las condiciones de trabajo, así como la sostenibilidad de los recursos.

India comentó que las directrices no deben limitarse a decir lo que se debe hacer, sino también examinar las razones que imponen cada medida y quién debe tomarlas. Deben dirigirse a todas las partes interesadas y aspirar a lograr mejoras concretas para la vida de las personas. El lenguaje de las directrices debe ser sencillo y accesible, evitando jergas. Perú sostiene que las directrices deben tener un carácter voluntario.

Indonesia alega que la pesca artesanal constituye una prioridad nacional, y que deben tenerse en cuenta estándares diferentes para el subsector, bajo la cláusula de Trato Especial y Diferenciado, de cara a las negociaciones en curso en la Organización Mundial del Comercio. Corea subrayó la necesidad de una definición precisa de la pesca en pequeña escala.

Para la UE, es imprescindible prestar mayor atención a la función de la pesca artesanal para la seguridad alimentaria y como trampolín para el crecimiento económico de las áreas costeras. Tanto la política de desarrollo como la política pesquera de la UE ponen en el punto de mira a los protagonistas del sector artesanal y a las comunidades vulnerables. Las estrategias que consiguen la sostenibilidad contribuyen a reforzar los resultados de las flotas de pequeña escala, señala la UE. La UE reiteró su opinión de que el desarrollo de este instrumento internacional debería centrarse particularmente en las necesidades de los países en desarrollo e inspirarse en los instrumentos relevantes en vigor. Subrayó la necesidad de establecer estrategias para la aplicación práctica a varios niveles (local, nacional, regional y mundial).

Canadá afirmó que la pesca artesanal existía en todo su territorio, especialmente en comunidades aborígenes y remotas, con fines de subsistencia, recreativos, comerciales, sociales y rituales. Reservándose sus comentarios sobre el Borrador Cero de las directrices, Canadá manifestó su apoyo a las consultas técnicas orientadas a su negociación. Como los derechos humanos pueden resultar un asunto delicado, Canadá preguntó si la secretaría de la FAO contaba con un plan y un presupuesto para su desenvolvimiento, dado que posiblemente sea necesaria más de una ronda hasta alcanzar el acuerdo.

Mauricio realzó la necesidad de abundar en el concepto de sostenibilidad, desde un enfoque integrado. Conviene abordar asimismo temas relacionados con la seguridad en el mar, las mujeres, la selectividad de los artes de pesca y las infraestructuras. Para esta delegación las OSC y las ONG tienen un papel destacado, especialmente a la hora de explicar y convencer a las comunidades pesqueras.

Ecuador hizo hincapié en que es imperativo alcanzar un equilibrio entre conservación y uso sostenible, destacando el papel de los pescadores y de las OSC tanto a la hora de lograr la sostenibilidad como en la elaboración de las directrices.

Japón comentó que reconocía la importancia socioeconómica de la pesca artesanal tanto en países en desarrollo como en países desarrollados, y que otorga una alta prioridad a la preparación de las directrices. En lo que respecta al apoyo que se prestará al proceso, conviene estudiar cada caso, ya que es imposible aplicar una disciplina uniforme para todos.

Japón señaló que incluso la pesca artesanal tiene un impacto y que también persigue poblaciones transzonales, como los túnidos. El problema de la sostenibilidad en el contexto de la pesca artesanal cobra así enorme importancia, y conviene integrarlo en regímenes de gestión nacionales e internacionales.

Derechos de pesca

Chile comentó que aunque haya que prestar atención a los derechos económicos, sociales y culturales de las comunidades pesqueras de pequeña escala, es imprescindible igualmente interesarse por los problemas de la conservación. Los Estados Unidos destacaron la necesidad de velar por la buena gestión de los recursos, señalando la responsabilidad del sector artesanal al respecto. Para esta delegación las directrices deben destacar la importancia de contar con regímenes innovadores de gobernanza y con datos adecuados.

Nueva Zelanda afirmó que las directrices deberían dirigirse principalmente a países en desarrollo, puesto que en ellos el problema de la pobreza es especialmente acuciante. Al mismo tiempo conviene reflexionar acerca de si el sector de pesca artesanal debe quedar “congelado”, cuando se necesita progresar. Importa asimismo que el sector artesanal se someta a los mismos regímenes de conservación y gestión que los demás subsectores, insistió Nueva Zelanda, ya que en algunos contextos la pesca artesanal puede provocar mayores daños medioambientales.

Brasil considera la pesca artesanal como un mundo multifacetado, que abarca aspectos como la inclusión social, el patrimonio cultural, la seguridad alimentaria o el empleo. La CT propuesta para preparar las directrices debe tener en cuenta la contribución de las OSC. Brasil celebró la participación de las coaliciones de pescadores en el proceso.

Si Brasil destacaba la relevancia de la cogestión, Bangladesh hacía lo propio con la necesidad de fomentar sistemas de gestión comunitaria de recursos costeros, a fin de consolidar el poder de las comunidades de toma de decisiones y de amparar sus derechos a la tierra y los recursos. Se necesitan varios tipos de apoyo, como por ejemplo proyectos piloto sobre pólizas de seguros.

Costa de Marfil considera imprescindible prestar más atención a la migración y a la protección de los intereses de los pescadores migrantes. Comentó asimismo los conflictos con los arrastreros, comentando que hasta un 15% de los pescadores de pequeña escala han visto sus aparejos destrozados por los pesqueros de arrastre.

Argentina comentó que cuenta con normas especiales para las pesquerías artesanales, existiendo cuotas de total máximo de capturas para el subsector, así como un registro de operadores. Las directrices, en opinión de esta delegación, deben servir para incrementar el comercio entre los países en desarrollo.

Tanzania sugirió que la FAO estableciese mecanismos para apoyar a las OSC a escala nacional, para que puedan abordar las prioridades nacionales del subsector. Será necesario encontrar la forma de hacer llegar las directrices a las bases. Angola reclama la traducción del Borrador Cero al portugués. Zambia y Malaui confiesan necesitar ayuda para familiarizarse con las buenas prácticas recogidas en las directrices y aplicarlas. Panamá pidió que se reflexionase sobre la preparación de un plan regional para la aplicación de las directrices.

La Organización Latinoamericana de Desarrollo Pesquero (OLDEPESCA) explicó que actualmente prepara un protocolo para la mejora de la calidad, la limpieza y la salubridad de los productos de la pesca artesanal. La organización está incubando asimismo un modelo regional para el desarrollo holístico de la pesca en pequeña escala. La Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano (OSPESCA) y el Mecanismo Pesquero Regional del Caribe destacaron una serie de importantes desafíos a los que debe enfrentarse la pesca artesanal, como el cambio climático y los desastres naturales, así como los riesgos derivados de la pesca ilegal, no regulada y no declarada (INDNR). La Organización Intergubernamental del Programa de la Bahía de Bengala comunicó que ya ha iniciado consultas nacionales sobre pesca artesanal en los estados miembros.

La Declaración de la sociedad civil (ver cuadro 1) insta a los Estados a reconocer el papel crucial de las OSC en el proceso de preparación de las directrices en curso, y les anima a fortalecer la presencia de las OSC en la CT, sugiriendo para tal efecto algunas iniciativas concretas, a fin de garantizar la continuidad de un proceso incluyente.

En suma, el COFI respalda las directrices y el enfoque participativo adoptado por la secretaría de la FAO en su preparación. El COFI hizo un llamamiento a continuar colaborando con todas las partes interesadas en el siguiente período de preparación manifestando su apoyo a la convocatoria de una CT intergubernamental para mayo de 2013.

CUADRO 1

Declaración de las OSC

Punto 10.a del orden del día: Información actualizada sobre la elaboración de las Directrices internacionales para velar por la sostenibilidad de la pesca artesanal

Señor presidente,

Delegaciones gubernamentales, miembros del COFI,

Un saludo fraterno de parte de los millones de pescadores y pescadoras artesanales del mundo, a quienes representamos con orgullo.

Me llamo Cairo Roberto Laguna y soy un pescador artesanal y armador de Nicaragua, donde ejerzo actualmente de presidente de la Federación Nicaragüense de Pescadores Artesanales (FENICPESCA), de secretario del Comité de Dirección de la Confederación de Pescadores Artesanales de Centroamérica (CONFEPESCA) y como representante de Latinoamérica del Foro Mundial de Pescadores y Trabajadores de la Pesca (WFF).

Ante ustedes intervengo en nombre del WFF, el Foro Mundial de Pueblos Pescadores (WFFP), el Colectivo Internacional de Apoyo al Pescador Artesanal (CIAPA), y el Comité Internacional de Planificación de las ONG y las OSC para la Soberanía Alimentaria (CIP).

La elaboración de las directrices sobre pesca a pequeña escala nos brinda una oportunidad única: la oportunidad de reforzar la contribución del subsector a la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza, a la diversidad sociocultural, al trabajo y los medios de subsistencia dignos, a las economías locales y nacionales, y a la conservación y el uso sostenible de los recursos pesqueros, tanto marinos como continentales.

Nosotros, organizaciones de representación y apoyo a la pesca y las comunidades pesqueras de pesca artesanal, nos congratulamos por la preparación de las directrices. Nos implicamos asimismo en la participación en el proceso de su elaboración. Hemos creado un comité de coordinación que incluye representantes del WFF, el WFFP, el CIP y el CIAPA a fin de participar en él.

Instamos al Comité de Pesca a respetar y reconocer nuestro compromiso y a facilitar la continuidad de nuestra significativa participación en el proceso. Le instamos a velar por que nuestras voces estén bien representadas en las negociaciones técnicas intergubernamentales sobre las Directrices, previstas para 2013. Reivindicamos, concretamente:

Que se permita a un número determinado de representantes de la sociedad civil, designados por nosotros, realizar intervenciones durante las sesiones plenarias;

Que se permita la participación de nuestros representantes en los grupos de trabajo de la consulta técnica, y

Que se permita a nuestros representantes proponer y presentar sus contribuciones y propuestas por escrito.

Algunos procesos previos de la FAO ya tomaron medidas similares para reforzar la participación de la sociedad civil.

Facilitar nuestra activa participación contribuirá a que las Directrices representen una visión compartida, amén de propiciar que una amplia gama de partes interesadas las sientan como propias, sobre todo las del sector de pesca artesanal, un aspecto fundamental para su aplicación práctica.

Señor presidente, señores delegados, en nuestra opinión este instrumento internacional debe tener un alcance global para que pueda aplicarse dondequiera que proceda.

Por último, nos gustaría solicitar al COFI la asignación de recursos financieros para la participación de nuestros representantes en el proceso de negociación.

Muchas gracias por su atención.    

 

CUADRO 2

Empezar con buen pie

El Foro Mundial de Pescadores y Trabajadores de la Pesca (WFF), el Foro Mundial de Pueblos Pescadores (WFFP), el Colectivo Internacional de Apoyo al Pescador Artesanal (CIAPA), y el Comité Internacional de Planificación de las ONG y las OSC para la Soberanía Alimentaria (CIP) organizaron un evento paralelo bajo el lema de “Pesca artesanal: empezar con buen pie” durante el 30º período de sesiones del Comité de Pesca (COFI) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), celebrado en Roma, Italia, del 9 al 13 de julio de 2012. Asistieron más de 70 participantes, incluidas veinte delegaciones nacionales de África, Asia, Europa, Latinoamérica y Norteamérica.

Presidido por Naseegh Jaffer, del WFFP y Margaret Nakato, del WFF, entre los conferenciantes estaban Rolf Willmann (encargado de Planificación Pesquera de la FAO), Jackie Sunde (miembro del CIAPA), Fabio Hazin (Departamento de Pesca y Acuicultura de Pernambuco, Brasil) y Tarun Shridhar (secretaría del Departamento de Pesca de la India).

Rolf Willmann subrayó que para “empezar con buen pie” hay que incluir a todos los interesados. Citó el documento final de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20), “El futuro que queremos”, así como las directrices voluntarias sobre tenencia, que recogen importantes compromisos y referencias a los derechos y a la pesca artesanal relevantes para las directrices en discusión. Willmann mencionó asimismo el informe sobre la contribución de la pesca a la realización del derecho a la alimentación, que prepara actualmente el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación. Explicó el proceso adoptado hasta ahora para la preparación de las directrices. El Borrador Cero ya se presentó en internet, para ser comentado. Después de incorporar los comentarios recibidos, la versión revisada servirá de base para la consulta técnica prevista para mayo de 2013.

Jackie Sunde habló de las consultas nacionales y regionales sobre las directrices organizadas por las organizaciones de la sociedad civil (OSC): catorce seminarios nacionales y uno regional en África. Presentó asimismo el informe de síntesis preparado con base en los informes y declaraciones de dichos encuentros.

Fabio Hazin, de Brasil, elogió el carácter incluyente del proceso utilizado para la preparación de las directrices, observando que probablemente se trate del proceso más participativo en toda la historia de la FAO. Brasil está implicado a fondo con las directrices, por la importancia que otorga a la pesca artesanal. Manifestó su esperanza de que las directrices sirvan de trampolín para impulsar la concienciación sobre la pesca artesanal que merece el sector. En su opinión es importante asimismo poner en marcha un programa mundial de asistencia a la pesca artesanal, propuesto en el 29º período de sesiones del COFI.

Hazin añadió que existen actualmente dos valiosos documentos y fuentes de información: el Borrador Cero de la FAO y el informe de síntesis de las OSC, que deberían servir de base para el proceso de consultas previsto. En su opinión, el mayor desafío estriba en conseguir que todas las opiniones de la sociedad civil y de los protagonistas del sector se tengan debida y adecuadamente en cuenta en la redacción de las directrices.

Tarun Shridhar, de la India, se preguntó por qué hasta hace poco la pesca artesanal no pasaba de ser una nota al margen, cuando debería recibir prioridad, no solo por su importancia para los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria y la sostenibilidad, sino también desde la perspectiva de la viabilidad comercial y el acceso al mercado internacional. Celebró que las directrices fuesen no solo un instrumento para la ordenación de la pesca artesanal, sino también para su promoción. India continúa apoyando la creación de un subcomité de pesca artesanal.

Desde la audiencia intervinieron los delegados nacionales de Tailandia, Mauritania, Bangladesh, Costa de Marfil, Eritrea, Guinea y Mozambique. El representante de Mauritania afirmó que la pesca artesanal ya se contaba entre las prioridades de su país y que las directrices deberían explicar cómo puede organizarse la pesca artesanal para que resulte más sostenible. El de Guinea destacó la necesidad de paliar el analfabetismo, mejorar el acceso al crédito, y fundar cooperativas de pescadores. El delegado de Bangladesh considera imprescindible empoderar al sector capacitando a sus dirigentes. El representante mozambiqueño afirmó que la pesca artesanal resulta importante desde la perspectiva de los medios de subsistencia, comentando que el sector recibe una alta prioridad en su país, al igual que en Mauritania. El gobierno de Mozambique alienta a los pescadores artesanales para que faenen más allá de la franja de tres millas.

El delegado de Costa de Marfil comentó que las directrices deberían ayudar a resolver el problema de la migración de los pescadores y a integrarlos en las políticas de gestión. El de Eritrea celebró el enfoque de derechos humanos. Según afirmó, las directrices deberían facilitar un marco para intensificar la ayuda financiera a las comunidades pesqueras pobres. El representante de la Comisión Subregional de Pesca de África Occidental dijo que las directrices deberían ser lo bastante concretas como para permitir que los países las hagan suyas y puedan integrarlas en sus legislaciones internas.

La animada discusión y la amplia participación en el encuentro son síntomas del creciente interés por la esca artesanal y la prioridad que recibe.

Más información

www.iisd.ca/fao/cofi/cofi2012/
Titulares del Servicio de Información del IISD (Instituto Internacional de Desarrollo Sostenible)